Innehållssamlare

La Casa Blanca va por libre

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Puede haber argumentos para decidir lanzar una señal diplomática de tanta importancia como el traslado a Jerusalén de la Embajada ante el Estado de Israel, pero ninguno que justifique hacerlo de forma unilateral y de espaldas al resto de los aliados occidentales, como ha hecho el presidente estadounidense, Donald Trump. El comportamiento del inquilino de la Casa Blanca es cada vez más previsible: si hay algo que parecía inadecuado, imposible o inconveniente, es muy probable que sea lo que Trump decida al final. Las resoluciones que han excluido a Estados Unidos de foros como el de los acuerdos contra el cambio climático, la Unesco o la Organización Internacional de las Migraciones, su salida del acuerdo transpacífico o el bloqueo de las negociaciones sobre un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea acumulan ya una trayectoria de aislamiento y unilateralismo que no se corresponden con la tradición y los intereses estratégicos de Estados Unidos. La decisión de reconocer la capitalidad de Jerusalén es un gesto que no ayudará nada a la paz en la región y que va a hacer mucho más difícil la acción, históricamente muy activa, de Estados Unidos allí. También es cierto que el estatus actual de la histórica ciudad tampoco ha logrado cambiar mucho las cosas en más de medio siglo de conflicto y que en este momento hay un viento nuevo que viene de Arabia Saudí y que ha provocado una situación inédita, en la que Riad aceptaría a Israel como aliado en su creciente enfrentamiento con Irán. En este sentido, si lo que Donald Trump intenta es jugar con la opción de una guerra regional de gran envergadura, ahora que Estados Unidos ya no necesita el petróleo de la zona, estaríamos ante una grave irresponsabilidad.

La Constitución que funciona

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Es una paradoja que el debate sobre la reforma de la Constitución se ha hecho más intenso precisamente en la situación histórica en la que la Constitución ha demostrado una fortaleza inédita. La aplicación del artículo 155 puso fin al proceso separatista gracias a una sólida arquitectura legal e institucional que le daba el contexto y el fundamento necesarios. Desde las respuestas unánimes del Tribunal Constitucional hasta la mayoría abrumadora del Senado, pasando por el memorable discurso del Rey Felipe VI el 3 de octubre, el liderazgo de la Fiscalía General del Estado, de la mano del desaparecido José Manuel Maza, la reacción judicial y el consenso entre PP, PSOE y Ciudadanos, todo lo que tenía que funcionar para asegurar la restauración de la Constitución en Cataluña funcionó como debía. Por eso resulta chocante y hasta inoportuno que sea la reforma constitucional lo que empiece a dominar la agenda política y no una profunda revisión de las causas que han provocado la deslealtad nacionalista en Cataluña. Cuando se dice que la reforma constitucional debe abordar la organización territorial del Estado, sus promotores -principalmente el PSOE- no se plantean que esa revisión ponga coto a crisis separatistas corrigiendo la hipertrofia de la organización autonómica. Al revés, las propuestas que plantea el PSOE se basan en un rearme político y legal de la Generalitat de Cataluña, que haría más costoso un nuevo proceso independentistas unilateral y más compleja una nueva aplicación del artículo 155 de la Constitución. El miedo al nacionalismo sigue presente en la propuesta de reformar la Constitución. También la idea errónea de que el nacionalismo lo que demanda es un cambio constitucional. Estos tópicos han quedado en evidencia tras la aplicación del artículo 155 y la desarticulación de la trama golpista creada en la Generalitat por el nacionalismo. La Constitución goza de muy buena salud, siempre que se aplique lealmente, y si hay que reformarla, que no sea para apaciguar a los insaciables nacionalistas, sino para hacer más fuerte al Estado y a la idea de Nación española, sobre la igualdad y la solidaridad. Ha funcionado bien la Constitución que une, no el separatismo que rompe. El 39 aniversario de la aprobación de la Constitución no debe marcar el inicio de un revisionismo temerario, ni de buscar atajos con un sistema de financiación para Cataluña similar al vasco. España no tiene porqué cuestionarse su Constitución justo cuando el separatismo ha querido romperla y ha fracasado en su intento. Y, en todo caso, hay que exigir sinceridad en los que hablan de reformarla, no sea que realmente quieran aniquilar el pacto del 78.

Rajoy y Sánchez, unidos por el 155, separados por la reforma de la Constitución

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
El Congreso de los Diputados celebró ayer el 39 aniversario de la Constitución, con la evidencia de que sigue sin existir un consenso para su reforma. Ayer, en la Carrera de San Jerónimo, se pudo ver cómo en una legislatura donde es necesario pactarlo todo para dar cualquier paso, no hay de momento acercamiento visible entre los grandes partidos para revisar el modelo autonómico o para aprobar un nuevo sistema de financiación, pendiente desde 2014. El presidente, Mariano Rajoy, considera «surrealista» que algunos, es decir el PSOE, no dejen de pedir una reforma de la Constitución, pero no digan qué es lo que quieren cambiar. A partir de ahí, mostró su disposición por lo menos a hablar, aunque una vez más fijó sus líneas rojas, que pasan por la defensa de la soberanía nacional y la igualdad de los españoles, y la existencia de un amplio consenso. «No vale solo con una mayoría», precisó. Desde el Gobierno se amplió la idea: debe ser un consenso amplio y «simétrico» en toda España. En La Moncloa temen sobre todo el punto final de un proceso de reforma: el referéndum, una carta que Podemos quiere jugar y que podría convertir en una enmienda a la totalidad del sistema. El Gobierno quiere huir de esa posibilidad. Rajoy no tiene las prisas que muestra el líder socialista, Pedro Sánchez, para abrir una reforma que no acaba de convencerle. El presidente prefiere mirar a Europa al hablar de cambios:es ahí, dijo nada más llegar al Congreso, donde se está haciendo «de verdad» una reforma de las normas que afectan todos los días a los españoles. Incluyó la posibilidad de que haya un presupuesto europeo, un ministro de finanzas de la Unión o la emisión de eurobonos. Todos ellos son, como lo fue la sustitución de la peseta por el euro, una «verdadera» reforma de la Constitución. El presidente sí pone fecha para retomar la negociación sobre los Presupuestos de 2018: a partir de enero, una vez celebradas las elecciones autonómicas catalanas, en las que espera que se produzca una vuelta a la «tranquilidad». Aunque el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, barajó el esquema de este año, cuando las cuentas se aprobaron en junio y tras una negociación in extremis con el PNV, que sólo volverá a pactar cuando Cataluña tenga nuevo Govern. Sobre el sistema de financiación autonómica, Rajoy prefiere no concretar plazos después de que el Gobierno haya asumido que será «imposible» cumplir el compromiso de tener un acuerdo antes de fin de año, como le exigió Ferraz. Rajoy recordó que el PP tiene solo 137 diputados, y necesita al PSOE. Por eso le instó a «aplicarse» y ponerse a trabajar para buscar un acuerdo con los populares lo antes posible. En toda su intervención al entrar en el Congreso, ni siquiera mencionó a Ciudadanos. Rajoy ha elegido ya al PSOE como socio prioritario para los grandes temas de Estado que están pendientes en una legislatura que no tiene ninguna intención de acortar. En una conversación con periodistas, Rajoy insistió en que quiere agotar el mandato: ni siquiera se le pasa por la cabeza otro escenario. Y si había alguna duda sobre su posible candidatura a la reelección, se preguntó:«¿Por qué no me voy a poder presentar yo? ¿Qué debate es ese? No he hecho nada tan malo para no hacerlo». Sánchez, optimista En ese panorama de falta de acuerdo Pedro Sánchez emergió como optimista impenitente. En los tradicionales corrillos se mostraba convencido de poder desarrollar su hoja de ruta y apuntaba al segundo periodo de sesiones de 2018, es decir, a partir de septiembre, como fecha para abrir la subcomisión para la reforma constitucional en el Congreso. El líder del PSOE, tras aplaudir el discurso de Ana Pastor, expresó que «la derecha se mueve». Incluso quiso quitar hierro a las diferencias con Rajoy y aseguró que mantienen «una comunicación fluida». Ayer mismo se dejaron ver juntos en el Salón de los Pasos Perdidos, en un saludo cordial, con una conversación que La Moncloa calificó de «muy formal». En su discurso público, Sánchez abogó por una reforma como palanca para la «reconstrucción política nacional» y apostó por que «los principios de la financiación autonómica estén escritos en la Constitución. Un optimismo del que no hizo gala, sino todo lo contrario, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz: «No le veo voluntad ni al PP ni a Podemos». Los de Pablo Iglesias «porque no reconocen lo que fue la Transición y quieren cambiarlo todo» y el PP porque «Rajoy está en estado puro y no es un reformista convencido». También se impuso el pesimismo en Podemos. Su líder, Pablo Iglesias, anunció por enésima vez el «fin del pacto del 78». El propio Iglesias admitió a los periodistas la dificultad de llevar a cabo una reforma de la Carta Magna. En Podemos son conscientes de que la aritmética para lograr «un gran acuerdo de país» aleja esta posibilidad y ven al PSOE, su previsible socio en un pacto de este calado, cada vez más lejos. El apoyo de los de Sánchez al PP en cuestiones de Estado, como la aplicación del 155, han enfriado sobremanera las relaciones con los populistas, que defienden que los socialistas mantienen una estrategia doble: ganar a Rajoy mientras destruyen a Iglesias. Mientras los partidos alimentan una reforma constitucional que no verá la luz en esta legislatura, otro asunto se impone en las agendas como la prioridad más absoluta: la reforma del sistema de la financiación. Un año más, los barones autonómicos se arremolinaron en torno a Cristóbal Montoro para pedirle que acelere porque el tiempo apremia. Aunque no asistió a los actos de Madrid, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, abogó por anteponer este asunto a la reforma constitucional, si bien reclamó que la futura Carta Magna «deberá recoger las bases de un modelo equitativo y solidario». Díaz presionará a Rajoy Susana Díaz abroncó a Montoro por los retrasos y anunció que llamará a Rajoy para exigirle que cumpla con su compromiso de exponer un nuevo diseño de financiación antes de 2018. Montoro replicó que fue el PSOE el que exigió esa fecha, pero insistió en que es imposible sin el consenso previo entre los dos grandes partidos, por lo que repartió responsabilidades. En todo caso, el Gobierno reconoce que en el asunto de la financiación, como en tantos otros, no se podrá avanzar mientras no se despeje el horizonte político en Cataluña.

Dos coches contra una dignidad

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
El día 1 de octubre el independentismo creyó haber derrotado al Estado, y aunque efectivamente quedó claro que la capacidad operativa del Estado en Cataluña era escasa, débil y muy torpe, el independentismo empezó a condenarse no sólo legalmente sino también en las formas, en su institucionalidad. Cuando el entonces presidente Puigdemont se cambió de chaqueta y de coche bajo un túnel de Gerona, creyó burlar a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, pero simplemente renunció a su dignidad actuando como un forajido y un MacGyver en lugar de hacerlo como correspondía a su cargo y a su representatividad. Fue el primer coche de Puigdemont. Prefirió un truco de prestidigitación en lugar de acudir a «votar» con su dignidad presidencial aunque se lo prohibieran, y hacerla valer como una banda de honor por encima de todas las cosas. El 10 de octubre, en la misma medida, y por los mismos prejuicios, en lugar de proclamar lo que tantas veces anunció que proclamaría en las fechas previas, hizo el simulacro de semi declarar la independencia para cancelarla justo a continuación, creando desconcierto y desazón en sus propias filas y abriéndole al Estado una vía franca y gratuita para actuar. Como continuación de esta dinámica, se desautorizó ante los suyos cuando filtró que estaba dispuesto a convocar elecciones anticipadas, estrictamente autonómicas, y perdió cualquier credibilidad ante el mundo entero cuando, haciendo caso de las presiones de Twitter, declaró una independencia que ni él mismo se creyó y para la que no tenía absolutamente nada preparado. Casa con la frivolidad del cambio de coche bajo un puente, la improvisación de declarar algo parecido a la independencia de Cataluña –porque nadie sabe hoy si fue realmente proclamada, o no–, para irse a continuación de fin de semana sin que ninguna implementación de la supuesta República tuviera lugar. El segundo coche de Puigdemont llegó justo a continuación. En Asuntos Internos de los Mossos lo tienen claro: en la huida del presidente depuesto, desde su casa de Gerona, su mujer Marcela fue clave. Salió en su coche desde la urbanización del Golf, pero en los asientos traseros, los agentes de la policía autonómica que custodiaban la casa no vieron a nadie, y así lo comunicaron a sus superiores. Por lo tanto, Puigdemont salió escondido en el maletero del coche de su esposa, que le transportó algunos kilómetros como quien traslada un bulto, hasta el coche donde aguardaba un «mosso» amigo, hicieron el cambiazo, y huyeron hacia Francia en otro coche sin papeles. Lo que no queda claro es si, al cruzar la frontera, Puigdemont se agachó o volvió al maletero, pues en las cámaras del paso fronterizo tampoco consta el rostro del expresident cruzándolo. El bis de la historia es el taxi en que un hombre desposeído de cualquier dignidad institucional –desposeído por sí mismo, sin que España lo haya podido mejorar– circula por Bruselas en concreto y por Bélgica en general para dar sus cada vez más grotescos espectáculos mediáticos. Uno de los más relevantes dirigentes del PDECAt afirma que «esto de Puigdemont apareciendo en los mítines por Skype, el primer día hace gracia. El segundo, ya no tanta. Y el tercero, da pena. El otro día en Gerona, preguntando durante un minuto “¿Se me oye bien?”, y diciendo “hace mucho frío aquí en Bruselas”, fue patético. Al final parecerá un abuelo contando “contes a la vora del foc” a sus nietos vía Skype». La retirada de la orden internacional de búsqueda y captura en su contra, deja a Puigdemont desnudo ante sus debilidades, ante todas la humillaciones que él mismo se ha causado, sin ninguna necesidad de que interviniera el Estado. Él renunció a su autoridad presidencial el día más importante de su vida, que fue el 1 de octubre, escondiéndose bajo un puente como un clochard; y también él, y sólo él, renunció a dar validez a su propio referendo, por ilegal que fuera, el día 10 de octubre, para finalmente declarar una independencia ‘tuitera’ de la que vergonzosamente huyó al día siguiente. Nunca nadie conspiró tanto contra su propósito, ni puso tan fácil a los demás que le entraran hasta la cocina, por haberse pisoteado, previamente y sin que nadie le obligara, su más elemental dignidad.

El Gobierno: «El "procés" está kaput»

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Pase lo que pase en las elecciones autonómicas catalanas del 21 de diciembre, el Gobierno de Rajoy considera que el proceso independentista no da más de sí. «El procés está kaput», sentenció la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en una charla informal con periodistas en la recepción del Congreso. A su juicio, el «esquema» empleado por los independentistas no tiene más recorrido y está totalmente agotado. La número dos del Gobierno también cree que el mundo separatista «no rasca bola» en la esfera internacional, una de las causas por las que ha naufragado. Rajoy opina exactamente lo mismo y ve los movimientos de Carles Puigdemont con total indiferencia. «Que haga lo que quiera, me trae sin cuidado», comentó a los periodistas, sobre los pasos que pueda dar el expresidente autonómico. Eso sí, el jefe del Ejecutivo subrayó que se puede ser «conserje o presidente», pero «todos están sometidos a la ley». Pero todos están convencidos de que el broche debe ser que los independentistas no tengan tras el 21 de diciembre la posibilidad de gobernar. Y en ese contexto de pactos volvieron a evidenciarse las diferencias. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, fue el más claro al reconocer que su apuesta es formar un Gobierno en el que núcleo duro lo asuman su partido y el PSC. Sobre la posibilidad de que fuese Iceta el presidente, Rivera descarta esa posibilidad si se dibuja un escenario como el que reflejaba el CIS. Si Ciudadanos supera a la suma de PSC y Catalunya en Comù, Rivera vino a decir que las aspiraciones del PSC no son posibles. A ese Gobierno Rivera querría sumar figuras independientes, mientras que la posibilidad de incorporar figuras del PP dependería de la aritmética y de los recelos que eso pueda generar en otros socios. Su apuesta de campaña es esencialmente insistir en que Cs es el «voto útil» y en tratar que la llave que puede representar la candidatura de Catalunya en Comù sea «más pequeñita». Iglesias también habló ayer sobre las elecciones autonómicas catalanas. Y lo hizo para introducir la variable que, a su juicio, es «peor para todos»: el bloqueo político y la necesidad de repetir los comicios. El secretario general de Podemos ve «muchas posibilidades» de que se pueda dar este escenario, dado que todas las fórmulas que se presentan a la hora de construir pactos se ven frenadas en seco por los «bloqueos mutuos» que hay entre los candidatos. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias intercambiaron impresiones sobre las elecciones y confrontaron respecto a quién era el candidato más transversal, si Xavier Domènech o Miquel Iceta. Lo que ha venido en llamarse el candidato ‘Borgen’. Las encuestas auguran un resultado nada favorable para la coalición liderada por Xavier Domènech, y desde Podemos lo sitúan como el candidato de consenso que puede sortear estos vetos y lograr un acuerdo para un Gobierno de la Generalitat. «Es el único capaz de sentar en la misma mesa a Miquel Iceta y a Oriol Junqueras», explicó ayer Iglesias, que defendió que la única forma de evitar el bloqueo político es un pacto «entre progresistas».

Los independentistas, alimentados con créditos multimillonarios

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Desde el año 2012 y a falta del balance que dejen las elecciones autonómicas del 21 de diciembre, los partidos independentistas catalanes han obtenido de la banca casi cinco millones y medio de euros en préstamos electorales. Ha sido una pieza esencial para financiar la proyección política de los secesionistas en las citas con las urnas celebradas en 2012 y 2015. Así consta en la documentación oficial recopilada por ABC y que fue fiscalizada por la propia Generalitat tras esos comicios. En los de 2012, entre la extinta CiU que por entonces lideraba Artur Mas y la Esquerra (ERC) de Oriol Junqueras obtuvieron 3,2 millones de euros en créditos. El grueso (2,3 millones) los captó CiU en una única operación de crédito con una entidad financiera cuyo nombre no se desvela en el informe oficial de fiscalización realizado desde la Generalitat. Como tampoco se detalla qué entidad concedió en aquellos comicios de 2012 una póliza de crédito de 900.000 euros en beneficio de ERC. En las elecciones catalanas de 2015, en las que ERC y la Convergència de Artur Mas se unieron en la independentista coalición Junts per Sí, esta coalición obtuvo otros 2,3 millones de euros en préstamos bancarios con los que financiar su campaña electoral. Fue el trampolín para el golpe independentista que protagonizaron este otoño y que llevó a las principales entidades financieras catalanas a trasladar sus sedes fuera de Cataluña. Entre todos los partidos con representación en el «Parlament» sumaron créditos bancarios por valor de 5,93 millones de euros en la campaña de 2012 –más de la mitad de ese dinero lo copó el independentismo-. En la campaña de 2015 rozaron entre todos los 6 millones de euros en préstamos electorales, de los que 2,3 fueron a parar a la coalición Junts per Sí. A esa cantidad se sumó el crédito de un millón de euros que suscribió la extinta Unió, los antiguos socios de Convergència. Ahora está por ver en cuánto se endeudan los independentistas para esta campaña electoral del 21 de diciembre. Hasta meses después de los comicios no se sabrá de cuánto dinero prestado se han nutrido. Y, como es tradición, el nombre de los que les presten ese dinero se guardará celosamente en los informes oficiales.

Care Santos: «Lo que más temo es la desilusión de la gente»

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
–¿Por qué hay que votar? –Hay muchos motivos, desde luego. Habrá quien vote por rabia o por desesperación o por aburrimiento. Yo votaré porque defiendo por encima de todo mi derecho a hacerlo, por la misma razón que quiero –sigo queriendo, qué tesón- un referéndum pactado. Votaré por coherencia. –¿Cataluña tiene remedio? –Claro. Todo tiene remedio. Pero necesitamos gente que quiera buscarlo y propiciarlo. –¿Tiene claro su voto? –No. Puede que vote en blanco. –¿Cuál es la primera medida que debería adoptar el nuevo president? –Me permitirá que barra para casa y le hable de cultura. Desbloquear las cuentas de entidades culturales como la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), para que puedan seguir haciendo su excelente trabajo. Aunque sé que esa no es la prioridad de casi nadie. –¿Qué es lo peor que ha hecho el actual Govern? –Creer que su parte es el todo. –¿Y lo mejor? –Otra vez barro para casa: la defensa de la cultura catalana. –¿Cómo se imagina Cataluña dentro de un año? –No soy muy optimista, en las actuales circunstancias. Tal vez si me preguntara diez años... –¿Hay vida más allá del debate independentista? –La hay, aunque sea difícil reconocerla. Habría que trabajar duro, muy duro, para encontrar una solución que dejara los menos descontentos/decepcionados posibles. Lo que más temo es la desilusión de la gente, los efectos que eso puede comportar. Para evitarlo hacen falta no sólo ganas, sino políticos preparados y con amplias miras, que no piensen sólo en permanecer por más tiempo en su poltrona. –¿Hablará de política en la cena o comida de Navidad? –Seguro, pero sin sangre. En mi familia no todos pensamos igual, pero nos respetamos por encima de las ideas políticas. Incluso los más jóvenes. –¿Quién se merece que los Reyes le traigan carbón? –No sé si habría carbón suficiente para todos los que lo merecen, de todos los bandos y colores.

Los partidos buscan pareja

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Visto Los carteles constitucionalistas. Ciudadanos: Inés Arrimadas –«Ahora sí votaremos»–, con la sonrisa franca y el corazón –Cataluña, España, Unión Europea– en la mano, dispuesta a recoger el voto de la ciudadanía silenciada. PSC: Miquel Iceta –¡Soluciones, ahora Iceta!– o el estadista con traje, camisa, corbata, pin en la chaqueta, bandera y media sonrisa, dispuesto a tomar las riendas. Cierto parecido –¿casual?– con los carteles de Duran Lleida. PPC: Xavier García Albiol –«España es la solución»–, chaqueta, vaqueros, camisa y sin corbata, sonriente, mezclado con la gente y dispuesto a arrimar el hombro. Carteles para convocar a quienes desean una Cataluña de todos y para todos. Oído El nacionalismo insiste: si ganamos, el Estado no respetará el resultado y continuará el 155. Por eso, el exconsejero Turull –recién salido de Estremera– anuncia que «nos dejaremos la piel para derrotar al 155». Y el secesionismo da un paso y concluye que hay que acabar con la «humillación» y el «escarnio» que padece Cataluña. El menú del héroe –con vocación de mártir– está servido: hay que sacrificarse por la causa sagrada de la Nación. ¿Y si en todo ello hubiera mucho y más del victimismo emocional que dedica la vida a una causa perdida y es incapaz de plantearse una alternativa distinta? Como si no hubiera nada diferente a las obsesiones. Como si se necesitaran para vivir. Observado El ecosistema electoral catalán presenta dos características: los vasos comunicantes entre electores del PDECat (Junts per Catalunya) y ERC; el voto frontera entre los partidos. Por eso –porque JpC y ERC intercambian votos en cada elección–, exconvergentes y republicanos se miran de reojo y lanzan puyas. Por eso, todos los partidos –al existir un número de votantes infieles que se pierden o se ganan a la mínima– cuidan mucho el perfil para retener o recuperar electores. Hay unos 300.000 votos que bailan. y los partidos buscan pareja.

Rajoy y la aplicación del móvil que más usa

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
El presidente Rajoy suele mirar el móvil a menudo, como cualquier persona hoy en día. Pero hay una aplicación que suele abrir con asiduidad y que últimamente le trae de cabeza, como él mismo ha reconocido. Se trata de una herramienta para saber exactamente cuánto ha llovido, cómo están los embalses y cómo está la situación de la sequía en España. Es un asunto que preocupa de forma especial, casi obsesiona, en este momento al presidente del Gobierno. La «app» sobre el tiempo que tiene un lugar preferente en el móvil de Rajoy ha sustituido incluso a la que hasta hace bien poco utilizaba con más frecuencia, y que estaba relacionada con la prima de riesgo española. Este asunto llegó a ser la primera preocupación nacional hace pocos años, en los momentos más duros de la crisis, y sus subidas fueron un quebradero de cabeza para el Gobierno y su presidente. Este miércoles 6 de diciembre, en la recepción del Congreso por el 39 aniversario de la Constitución, Rajoy ha descubierto algunas de sus cartas para lo que queda de legislatura. En una charla informal con periodistas, ha confesado, por ejemplo, que ni se le pasa por la cabeza otro escenario que no sea el de agotar su mandato. Es decir, cumplir los cuatro años de legislatura, y si puede ser con algún mes añadido, mejor. ¿Volverá a presentarse como candidato a la reelección? Rajoy no deja de decir que se encuentra muy bien, en un gran momento de su vida. Con fuerzas y con ganas. Ayer remató con una pregunta retórica que aclaró un poco más sus intenciones: «¿Por qué no me voy a poder presentar yo?» Y se contestó a sí mismo: «No he hecho nada tan malo como para no hacerlo». El acuerdo con Ciudadanos según el cual debía aprobarse una limitación de mandatos, le parece algo que no va con su situación. Además, siempre ha sostenido que esa limitación tiene sentido en regímenes presidencialistas, y no parlamentarios como el español. El presidente se ha referido también, a preguntas de los periodistas, a su relación con José María Aznar. «Con el señor Aznar me llevo bien, todo el mundo lo sabe», ha comentado, con buena carga de ironía. Rajoy asegura que se lleva bien con todo el mundo, menos «con dos personas», de las que no desvela su identidad. Y sobre Puigdemont, no oculta su indiferencia por lo que pueda hacer el expresidente autonómico: «Me trae sin cuidado, que haga lo que quiera». Pero no deja de enviar un mensaje nítido: Uno puede ser conserje o presidente, «pero todos estamos sometidos a la ley». La reforma de la Constitución que pide con insistencia Pedro Sánchez no le causa a Rajoy ningún entusiasmo visible, como todo el mundo puede ver. Si se le pregunta por ello, acaba hablando de Europa y de los «verdaderos» cambios que vienen de Bruselas. Se escapa con facilidad. Pero si se le aprieta, entonces advierte: «No entiendo la filosofía de hacerse el simpático con quienes no lo son», en clara alusión a los independentistas, que solo pretenden acabar con España y su Constitución.

Derechos sociales de por vida para hipotecar al Estado

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Más allá de que la hipotética reforma constitucional afectase en su núcleo duro a una redefinición de nuestro modelo de Estado, también están surgiendo preocupantes iniciativas de debate que afectarían a la redefinición de algunos derechos sociales para dar un vuelco a la idea del constituyente de 1978, y que afectarían de lleno al concepto «social» de nuestra democracia. De hecho, algunas fuerzas políticas han anunciado su intención de plantear desde el reconocimiento del derecho a la muerte digna, o el derecho al aborto (modificando el artículo 16), hasta el reconocimiento expreso de la laicidad del Estado para alterar de algún modo al vigente principio de libertad religiosa. Lo mismo ocurre con la intención expansiva de incluir como derechos fundamentales el acceso a una vivienda digna, la garantía expresa de las pensiones, o el «derecho al medioambiente», que hoy se configuran como principios rectores de la política social y económica, pero no como derechos inalienables que puedan comprometer la política económica de un país. Reforma agravada para garantizar la vivienda Cualquier modificación que afectase a la sección primera del capítulo II del Título primero de la Carta Magna, para la inclusión de ese tipo de derechos, exigiría iniciar el complejo proceso de una reforma agravada. Ello obligaría a una mayoría cualificada del Congreso, a la disolución de las Cortes, la convocatoria de elecciones con carácter constituyente y a la aceptación de esas modificaciones por referéndum. Actualmente, derechos reconocidos como el de una vivienda digna o la regulación alusiva al medio ambiente están incursos en el capítulo III del Título I. Además, los derechos fundamentales ya reconocidos en nuestra Constitución, tal y como fueron redactados en 1978, están dotados de la más intensa protección constitucional y su vulneración es susceptible de ser reconocida por el Tribunal Constitucional mediante un recurso de amparo, de modo que no generan esa suerte de indefensión «social» que argumenta una parte de la izquierda. De hecho, la jurisprudencia del TC ha ido adaptando el contenido de estos y de otros derechos a los diferentes momentos y situaciones sociales -ocurrió con el aborto y con distintas regulaciones vinculadas a la muerte digna-, de modo que más allá de las previsiones constitucionales que pudiesen considerarse obsoletas, el sistema ha sabido «leer» en clave de actualización y legalidad los conflictos planteados en 40 años de democracia. Si algo consagró la Constitución, es un pacífico consenso sobre este tipo de derechos que, a priori, no parece conveniente romper para entrar en polémicas que resten legitimidad a nuestro sistema de protección de libertades públicas. Comprometer las cuentas públicas y el peligro de la bancarrota En cuanto a la inclusión de los llamados derechos sociales -el caso de vivienda o medioambiente- en la nómina de los que merecerían mayor protección constitucional, no conviene caer en trampas demagógicas más propias de eslóganes políticos brillantes que del rigor jurídico. De hecho, se plantean cuestiones que nadie podría rechazar por puro sentido común: ¿quién puede oponerse a regular el derecho a una vivienda como un derecho esencial? Sin embargo, jurídicamente hay varias consideraciones que permiten expresar una seria reserva al respecto: primero, porque ese tipo de derechos dependería en exclusiva de la política económica del Gobierno de turno, del cumplimiento de los objetivos de déficit público también regulados ya en el artículo 135 de la Constitución (segunda reforma experimentada en nuestra historia), y porque su hipotética regulación no debería comprometer el devenir económico de un país. El de la vivienda es un derecho social irrenunciable, y todo Estado democrático debe arbitrar los mecanismos necesarios para que pueda cumplirse. Sin embargo, no sería muy efectivo regularlo como una hipoteca sistemática que pudiese llevar a un Estado a la bancarrota. Además, una regulación extensiva de este derecho podría acarrear otros conflictos indeseados. Por ejemplo, se dilataría la eficacia de otros procedimientos imprescindibles frente a ocupaciones ilegales de la propiedad privada, o frente al impago de rentas. Es cierto que desde una perspectiva política, son iniciativas biensonantes capaces de generar expectativas y servir como gancho electoral atractivo. Sin embargo, la intensificación de la protección del derecho a la vivienda generaría consecuencias jurídicas indeseables que afectarían a su vez a los derechos legítimos de muchas otras personas. Lo mismo ocurriría respeto a la regulación del medioambiente. Eufemismos con la bioética, la laicidad y la igualdad real Así, no es ocioso sostener que algunos planteamientos «sociales» del PP, Ciudadanos, PSOE o Podemos están en las antípodas, unos de otros. El PSOE, por ejemplo, propone dotar de contenido el derecho a la vivienda mediante la previsión de «obligaciones concretas para los poderes públicos, especialmente en casos de desahucio»; reconocer «los derechos vinculados a la bioética»; «actualizar y consolidar el principio de laicidad, incluyendo el sometimiento de los representantes públicos al principio de neutralidad religiosa en sus actuaciones»; o regular expresamente «el derecho a la igualdad entre mujeres y hombres» para extenderlo al empleo, las condiciones de trabajo, el derecho de las mujeres "a su salud y a su vida (…) y a la libertad de decidir sobre sí mismas [eufemismo respecto al aborto]”». La trampa de la renta básica y los «presupuestos participativos» Desde Podemos se plantean iniciativas más drásticas, como la «supresión de la referencia a la Iglesia católica en el artículo sobre la libertad religiosa», la definición expresa de España como estado laico, o la «máxima protección» a los derechos relacionados «con la vida digna de las personas (alimentación, agua, luz, suministros básicos y vivienda)». Igualmente aspira a «garantizar» una renta básica a quien no tenga trabajo, la inclusión expresa en la Carta Magna del «derecho al aborto», y la regulación de «presupuestos participativos», en virtud de los cuales una parte del gasto público «sería aprobada por votación de todos los ciudadanos», eliminando para ello la función de la democracia representativa. Igualmente, pretende introducir «compromisos con políticas contra el cambio climático», sin detallar en qué medida podría condicionar las cuentas públicas y su grado de obligatoriedad. A priori, la lejanía de planteamientos iniciales tampoco pronostica, en el caso de los «derechos sociales», un acuerdo pacífico. Y menos aún, la reforma agravada que exigiría.

El transporte por tierra, mar y aire, al borde de la parálisis en Venezuela

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
El transporte público en Venezuela ha colapsado por falta de repuestos y combustible en el caso de los aviones, lo que ha puesto al país al borde de una parálisis peligrosa por tierra, mar y aire, que tiende a agravarse porque el régimen de Nicolás Maduro tampoco ofrece soluciones a la crisis. En el éxodo de empresas e instituciones, la Asociación Internacional de Tráfico Aéreo (IATA) anunció este martes que en enero cerrará su oficina en Caracas por la inestabilidad política y el deterioro de la situación social y económica. Desde Panamá atenderá los pocos asuntos que le quedan en el país sudamericano. La puntilla del caos aeronáutico fue una resolución oficial de suspender este martes el abastecimiento de combustible a los aviones en el aeropuerto de Barcelona, lo que ha dejado paralizado el tráfico aéreo nacional hacia el oriente del país. En los últimos meses, muchas aerolíneas internacionales también han dejado de repostar en el aeropuerto Simón Bolívar de Maiquetía por fallos en el suministro de combustible y ahora lo hacen en Aruba. La escasez de combustible aeronáutico se debe a que el mayor complejo refinador de Venezuela en Amuay y Cardón (estado Falcón) redujo sus operaciones y procesa crudo a un 13 por ciento de su capacidad instalada tras registrarse nuevos incidentes en algunas de sus unidades, informó un líder sindical el martes, que citó una información interna de la petrolera estatal Pdvsa. Fuga de aerolíneas Esta es apenas una de las causas por las que doce aerolíneas han cesado sus operaciones en Venezuela desde 2014: Aerolíneas Argentinas, Air Canada, United Airlines, Alitalia, Delta Airlines, Avianca, Aeroméxico, Lufthansa, Gol, Dynamic, Inselair y Latam. Las aerolíneas también han reclamado al régimen de Maduro el pago de una deuda de 3.000 millones de dólares que nunca se ha saldado. Otra razón es la caída de las ventas en el mercado nacional a pesar de la ola de venezolanos que buscan emigrar al exterior por la crisis económica y política. La economía nacional ha caído un 12 por ciento entre enero y septiembre de este año, según el parlamentario José Guerra, «hemos pasado de la contracción, a la depresión y la recesión», afirma. Por si fuera poco, el transporte interurbano y rural por carretera también tiene problemas. Los venezolanos deben viajar en camiones como ganado porque el 75% de los buses están averiados y no consiguen repuestos. En Caracas está paralizada el 75% de la flota del transporte público por la escasez de repuestos. De 25.000 unidades, a duras penas funcionan 6.250 autobuses de pasajeros. Por esta razón, particulares y autoridades estatales y municipales utilizan camiones para el traslado de ciudadanos, afirma Pedro Jiménez, presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de la ciudad. Venezuela ha comprado a China los autobuses Yutong de fabricación asiática, pero con poco tiempo de uso ya están en los cementerios de vehículos. Las líneas 1 y 2 del Metro de Caracas también han comenzado a paralizarse por fallos técnicos. La escasez de gasoil ha afectado a los camiones de carga y las embarcaciones, por lo que también ha disminuido el tráfico de carga por carretera y mar. Los venezolanos están esperando que las autoridades ofrezcan soluciones para afrontar la paralización del transporte en uno de los países con mayores reservas de petróleo en el mundo.

Adolfo Suárez Illana: «Maduro llama al odio, divide y persigue al contrario»

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Adolfo Suárez Illana (Madrid, 1964) parafrasea a su padre, el primer presidente de la democracia española (1976-1981), al describir el momento que vive la oposición venezolana frente al divide y vencerás de Nicolás Maduro: «Lo único sobre lo que es indispensable estar de acuerdo es sobre la profunda voluntad de vivir en paz y en libertad». Suárez Illana vivió tres años en Caracas, a donde viajó la semana pasada. En un encuentro en la Embajada de España con opositores de distintas corrientes -y «hablando con todos y cada uno de ellos por separado»- pudo constatar que «en eso están de acuerdo todos los partidos, otra cosa es que haya diferencias ideológicas o de estrategia, pero en ningún caso uno es el enemigo del otro y tienen el objetivo común de devolver la soberanía al pueblo». En Caracas también constató que los dirigentes de la oposición soportan «situaciones personales complicadas, la persecución a la que les ha sometido el régimen de Maduro es inmensa». Presidente del despacho de abogados Ontier, asegura que aunque «no estoy en la política institucional ni quiero estarlo, sí tengo vocación política». -¿Ha triunfado la estrategia del presidente Maduro de dividir a la oposición? –Maduro les ha llevado a un punto de confrontación, pero no tiene por qué triunfar. Estos partidos podrán volver a acordar estrategias conjuntas y compartir el éxito de la devolución de la soberanía al pueblo. En España, en la época de la transición, que me digan si estaban de acuerdo en todo la oposición y el gobierno, incluso la oposición en todo. No es verdad y construimos un gran país. Hay una diferencia: en España había un presidente comprometido con la democracia y que jamás mintió a la oposición. Todo aquello que acordó con ella lo cumplió. Pues exijamos a este presidente esos compromisos con la democracia, esos mínimos que se necesitan para hacer una votación realmente democrática y aceptable por la comunidad internacional. -¿Cree que la oposición logrará presentar un candidato único a las presidenciales previstas en 2018? -Lo primero ahora no es eso, es conseguir que haya una elección libre, democrática, universal, secreta, garantizada por la comunidad internacional y que nos dé la posibilidad de tener un presidente emanado de la voluntad del pueblo. Es el verdadero objetivo. Y para conseguirlo hay que presionar desde la comunidad internacional y desde los partidos de la oposición. -La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) acaba de pedir a la Unión Europea que sancione a Maduro y a otras 61 personas por violaciones de los derechos humanos. ¿España tendría que presionar más para que se impongan esas sanciones? -Hace falta presionar a todos aquellos que han sido responsables de llevar a Venezuela a la situación de crisis humanitaria tan absoluta. Soy firme partidario de aplicar sanciones. Y soy tan abierto al diálogo como exigente en todas las cuestiones que obliguen a quien no quiere a sentarse en una mesa y devolver a Venezuela su democracia, que está secuestrada. J. R. Ladra -Ha terminado sin acuerdo la primera reunión de la nueva ronda de negociaciones entre Gobierno y oposición en República Dominicana, aunque hay previsto otro encuentro el 15 de diciembre. ¿Es posible una salida negociada? -No lo sé, me cuesta muchísimo trabajo creer que sea posible porque quien ha dicho públicamente que lo que no gane con los votos lo va a ganar con las armas, no parece que sea fácil llevarle a un acuerdo en términos democráticos. Por eso es necesario mantener la presión internacional. Pero tampoco creo que sea posible levantarse de la mesa y no hablar jamás. -En Caracas, durante un coloquio de la patronal Fedecámaras, usted afirmó la semana pasada que «quien tiene más poder, debe ser siempre más generoso». ¿Ve a Maduro dispuesto? -Sinceramente no, no le veo como a un demócrata, veo que tiene presos políticos, que utiliza el poder para presionar a la oposición y a quienes piensan distinto. Pero ello no me impide ver que es el presidente y que tengo que hablar con él, aunque sin dejar de presionarle. -¿Ha tenido ocasión de hablar con Nicolás Maduro? -Jamás he cruzado palabra con el presidente de Venezuela. -¿Ha podido visitar a presos políticos como Leopoldo López o Daniel Ceballos en su casa o en la cárcel? -No, no me han permitido visitar a ninguno. Lo he intentado en esa ocasión con Leopoldo López, pero me dijeron que era imposible. -En Caracas también dijo que es un «pecado imperdonable que un político inste al odio». ¿Desde el Palacio de Miraflores se han lanzado mensajes que podrían incitar al odio? -Permanentemente. De hecho, lo que ha hecho Maduro es quebrar la convivencia democrática y pacífica. Es el pecado capital de un político, elegido para gestionar las cuestiones comunes. Y es el caso contrario al de mi padre en España. No era un presidente democrático cuando fue elegido y quiso dirigir a todo un pueblo -y lo consiguió- hacia la democracia. Además no quebró ni una sola de las leyes, que tampoco eran democráticas pero no dejaban de ser las leyes de nuestro país. Porque cuando un político quiebra una ley lo que hace indefectiblemente es quebrar la convivencia. Nicolás Maduro ha quebrado la ley en numerosas ocasiones. Entre otras cosas le vemos con una Asamblea Constituyente ilegítima que no está reconocida por ningún país serio. Y que la ha contrapuesto a un Parlamento legítimamente constituido y elegido por el pueblo. Es un hombre que llama constantemente al odio. Decir que lo que no conseguiremos con los votos lo lograremos con las armas es llamar al enfrentamiento. Es un hombre que divide, que persigue al contrario. La contraposición con la oposición española en la transición es absoluta. En España a la oposición se la respetó. Se legalizó a aquellos partidos que se consideraban ilegales, se hizo una amnistía. Es parte de lo que debemos exigir para que unas elecciones sean realmente libres. Y poner la presión siempre sobre el Gobierno de Maduro, nunca sobre las diferencias de la oposición, que tienen todo el derecho del mundo a discrepar. -Maduro acaba de nombrar al mayor general Manuel Quevedo al frente de la petrolera estatal Pdvsa, en medio de una trama de corrupción. ¿Venezuela se asemeja cada vez más a Cuba, donde el Ejército controla casi toda la economía? -Es una muestra más de la falta de capacidad para manejar la situación. Pdvsa era una empresa modélica y se la han cargado. En Venezuela hay gente capaz, había gente sobresaliente en la gestión del petróleo. Los militares tendrán una formación magnífica para ejercer su profesión, pero no para defender un negocio tan complejo. Dan muestras de no saber cómo gestionar. Cuando eso ocurre, lo mejor es dar el paso a otros. Estos 19 años de chavismo han supuesto una corrupción fuera de límites que ha empobrecido y llevado a Venezuela a un caos y una crisis humanitaria impensable para un país tan rico en recursos naturales y personales. -¿Ha sido testigo de la escasez de alimentos y medicinas? -Tengo muchos amigos venezolanos, vienen y vuelven con mucha frecuencia. Y una de las cosas que hacen aquí es comprar medicinas para llevárselas a su país porque allí es prácticamente imposible conseguir de lo más sencillo a lo más complejo. Respecto a la inflación, las cifras son brutales y eso es el mayor enemigo del humilde, del asalariado, porque le mata su capacidad de consumo. De izquierda a derecha, el diputado Luis Florido, el líder de Primero Justicia Henrique Capriles, el embajador Jesús Silva Fernández, la líder de Vente Venezuela María Corina Machado, Adolfo Suárez Illana, la activista de derechos humanos Lilian Tintori, el presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges y el diputado Henry Ramos Allup, el pasado 29 de noviembre en la Embajada de España en Caracas, en una imagen cedida por la sede diplomática - Efe

Erdogan comienza la primera visita oficial de Turquía a Grecia en 65 años

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
El Presidente turco Recep Tayyip Erdogan llega hoy a Atenas, primera etapa de su viaje oficial a Grecia, una visita considerada como histórica y estratégica ya que han transcurrido 65 años desde la anterior visita del entonces presidente Celâl Bayar en 1952. El presidente turco se entrevistará con su homólogo heleno Prokopis Pavlópulos la tradicional ofrenda floral ante la tumba del soldado desconocido frente al Parlamento y visitará poco después al primer ministro Alexis Tsipras. Habrá un encuentro bilateral entre las delegaciones turcas y griegas con declaraciones a los medios, así como una cena oficial ofrecida por Pavlópulos. La parte más delicada de esta visita será la del viernes, cuando Erdogan visitará la región de Tracia, en el norte del país y dialogará con la minoría musulmana que ahí se encuentra. Por razones de seguridad no se han dado a conocer los detalles de su visita a la ciudad de Komotiní, donde se ha filtrado que no solo hablará con la comunidad musulmana que ahí reside, sino que orará en la mezquita principal de la ciudad. La visita ha sido considerada como un acercamiento entre dos países vecinos, pero también una muestra de colaboración y buen entendimiento con un país europeo en un momento en el que Erdogan parece haber dado la espalda a Europa y EE.UU., acercándose a Irán, Rusia y Oriente Medio. Una oportunidad para avanzar Los comentaristas griegos barajan los temas que tratará el presidente turco hoy: relaciones bilaterales, que incluyen la seguridad de la zona y el tema de los militares turcos que escaparon del fallido golpe de Estado y han solicitado asilo político (exigiendo Ankara su entrega inmediata, algo que no ha ocurrido). Hay que destacar que ha aumentado también el número de ciudadanos turcos que han solicitado asilo en los últimos meses, superándose el millar de solicitudes. La parte griega comentará los vuelos turcos sobre el espacio aéreo griego y la zona de yacimientos de gas submarinos de Chipre. Se espera que se vuelva a tratar el futuro de la reunificación de Chipre tras el fracaso de las últimas negociaciones de este verano en Crans Montana (Suiza): Tsipras ha declarado a la agencia estatal turca Anadolu que se trata de «una oportunidad para avanzar con audacia», y que Atenas y Ankara deben de «mandar un mensaje de apoyo al reinicio de las conversaciones para una solución justa y viable en Chipre». También se tratará el complicado capítulo de los refugiados que continúan llegando a Europa a través de Grecia, aunque su número ha disminuido notablemente tras la aplicación del acuerdo de dicho país con la UE en marzo del año pasado. Inversiones, infraestructuras y energía Pero no todo será política: se estudiarán temas comerciales, sobre inversiones, turismo y energía, ya que Erdogan viene acompañado de varios ministros, el Vicepresidente del gobierno, de Asuntos Europeos, de Economía, de Energía y de Comunicación (su yerno) entre otros. Grecia y Turquía estudian ahora tres grandes proyectos: un puente fronterizo, un servicio de transbordadores entre las costas de los dos países y una conexión ferroviaria con un tren de alta velocidad.

El 78 % de las reclamaciones por cláusulas suelo no llegan a acuerdos

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
La asociación de consumidores Adicae ha denunciado que en el 77,69% de las reclamaciones extrajudiciales por cláusulas suelo, los afectados no alcanzan ningún acuerdo con la banca, lo que mostraría el «fracaso de este mecanismo» puesto en marcha por el Gobierno el pasado enero. Según el informe elaborado por la agrupación, en el 58,05% de los casos es e l propio banco el que rechaza ofrecer un pacto al cliente alegando cuestiones tales como la transparencia de la cláusula o la existencia de una sentencia judicial previa. El documento señala a Credifimo, Caja España-Duero y Unicaja por ser las entidades con la tasa más baja, al registrar porcentajes de rechazo del 97,62%, del 95,29% y del 93,33%, respectivamente, mientras que, del otro lado, destaca a Caja Rural Navarra, que en el 58,33% de las reclamaciones ofreció al usuario una compensación satisfactoria. Por su parte, Aragón se sitúa como la comunidad autónoma con la menor tasa de acuerdos, seguida de Castilla y León, Extremadura, Cantabria, Andalucía, Castilla-La Mancha y Murcia. El informe explica que el principal motivo para oponerse a la negociación ha sido que la cláusula suelo era transparente, un argumento esgrimido por Caja España-Duero (73,72%); CaixaBank (71,78%); Unicaja (55,93%); Banco Popular (54,43%) y BBVA (51,69%), entre otros. Respecto a este último, la asociación apunta a que la falta de acuerdo se ha producido especialmente con aquellos consumidores afectados procedentes de las entidades absorbidas, como Catalunya Caixa. Mientras que otras, como Abanca (71,15 %) y Cajamar (45,59%), alegaron de forma mayoritaria la existencia de una sentencia previa. Para Adicae, estas primeras cifras dejan claro que la reclamación extrajudicial habilitada por el Real Decreto 1/2017 a fin de no colapsar los juzgados españoles de demandas tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), «no consiguió su objetivo», y estiman en «una cuarta parte» los procedimientos satisfactorios para el cliente. Asimismo, reitera sus críticas a los datos aportados la pasada semana por el Banco de España en la última reunión de una comisión de seguimiento que «no ha tenido tiempo suficiente para una evaluación precisa, dado el volumen de información».

¿Sabes de dónde vienen los billetes que llevas en la cartera?

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Es probable que la mayoría llevemos una moneda de euro de otro país de la Eurozona en nuestra cartera. Estamos acostumbrados a pagar la compra con el águila alemana, la cara del rey de los belgas o el arpa irlandesa. Lo que antes despertaba cierta curiosidad, ahora es el pan de cada día. Pero ¿qué hay de los billetes? Lo lógico sería pensar que la mayor parte de los billetes que llevamos en la cartera los hemos impreso en España, pero los billetes viajan mucho y a diferencia de las monedas, todos los países de la Eurozona utilizan el mismo diseño, por lo que su procedencia no es tan fácil de detectar. La producción está repartida entre los bancos centrales nacionales que se encargan de proporcionar una cantidad específica de billetes según las demandas del Banco Central Europeo. El pasado año, el número de billetes distribuidos por el Banco de España menos el número de papeles retirados registró un saldo de 32.000 millones. Está previsto que en 2018 se impriman 3.989 millones de billetes de euro por un valor total de 385 mil millones. La producción se centrará, sobre todo, en los billetes de 100 euros, que supondrán el 58% de la producción total, según los datos del regulador europeo. Los bancos centrales de España, Alemania, Francia, Italia, Letonia, Lituania y Austria serán los encargados de producir los 2.300 millones de billetes de 100 euros que entrarán en circulación el próximo año. Francia, Italia y Austria producirán los billetes de 200 euros y Bélgica, Irlanda, España y Portugal, los de 20 euros. La producción del billete de cinco euros se la repartirán Estonia, Grecia, Chipre, Luxemburgo, Malta, los Países Bajos, Eslovenia, Eslovaquia y Finlandia. No está previsto que en 2018 se impriman billetes de diez euros ni tampoco de 500. De hecho, el BCE decidió el pasado año dejar de producir los billetes morados que, no obstante, seguirán siendo de curso legal. Hecho en España En nuestro país la imprenta encargada de estampar dinero es Imbisa, participada en un 80% por el BdE y en un 20% por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Este año, la imprenta de billetes española ha producido papel moneda de 50 euros y de 100 y en 2016 produjo de 10 y de 50. En la serie Europa, los billetes impresos en España está identificados con la letra uve (V), que puede encontrarse en el número de serie, afirman desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. En los billetes nuevos, el número de serie se encuentra en el reverso (una parte en horizontal y otra en vertical). La parte horizontal consta de dos letras y diez dígitos: la primera letra hace referencia a la imprenta que ha producido el billete. Así, cualquiera que empiece por la letra V habrá sido producido en España. En total, hay 16 imprentas en Europa. Así, cada letra identifica las imprentas encargadas de producir billetes que se reparten por varios países de Europa: Bélgica (Z), Grecia (Y), España (V), Irlanda (T), Italia (S), los Países Bajos (P) y Polonia (D). Las letras X, W y R hacen referencia a imprentas alemanas; las letras U y E, a imprentas francesas, y las letras J y H, a fabricas inglesas. Es decir, que si llevamos en la cartera un billete de cinco euros cuyo número de serie empieza por Z y otro de diez euros que comienza por V, significa que habrán sido impresos por el Banco Nacional de Bélgica y por IMBISA (España) respectivamente. A diferencia de los billetes con el retrato de Europa, la primera letra del número de serie de los billetes de euro originales no indica la imprenta, sino el banco central que encargó su impresión, que no tiene por qué coincidir con el país en el que se imprimió. Para saber dónde se imprimieron los billetes de la antigua serie, que están siendo sustituidos progresivamente por la nueva, hay que buscar un código de seis dígitos cuya primera letra indica la fábrica de impresión. Así, por ejemplo, un billete de diez euros cuyo código de impresión comenzase por la letra R y cuyo número de serie comenzase por la D había sido encargado por Estonia e impreso en Berlín, en la imprenta Bundesdruckerei.

La primera banca digital que permite comprar e intercambiar bitcoins

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Durante las últimos meses las criptomonedas cada vez tienen más adeptos. De hecho, la reina de todas ellas, el bitcoin, ha llegado a sobrepasar los 11.000 dólares de valor, lo que a muchos les hace cuestionarse si todo este fenómeno es una burbuja a punto de estallar o si su precio subirá aún más. Además, muchos organismos, entidades bancarias, estados están mostrando su interés en la tecnología que la sustenta, el blockchain o cadena de bloques, e investigando el partido que le pueden sacar a ella. En esa aventura se ha abordado Revolut, la banca digital que en los últimos años ha puesto su foco en nuestro país para expandir su negocio. En concreto, a partir de hoy ofrece a sus usarios la posibilidad de comprar, vender y mantener criptomonedas (entre las que se encuentran el bitcoin, ethereum y litecoin) directamente desde su aplicación móvil. El proceso de cambio tardaría unos 30 segundos, según apuntan desde la compañía, y tan sólo habría que hacer una recarga a la cuenta. «A pesar de ser una de las principales tendencias en el mundo tecnológico en este momento, tener acceso a criptomonedas sigue siendo un proceso muy lento y costoso para la mayoría. En cambio, vamos a dar la posibilidad a todos nuestros usuarios de utilizar criptomonedas, antes que cualquier otra plataforma en el mercado», afirma Pablo Viguera, Country Manager de Revolut en España. A la hora de la compra de cualquiera de las criptomonedas disponibles, Revolut aplicará una tasa del 1,5% en el proceso de intercambio. Por contra, en el intercambio con otros usuarios no se aplicará ninguna tasa de recargo.

Llega la nueva generación de procesadores de Samsung basados en la tecnología 10LPP

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Samsung ha iniciado la producción de sus nuevos procesadores móviles, basados en la tecnología 10LPP (Low Power Plus), la segunda generación de su procesado FinFET de 10 nanómetros, que estarán presentes en dispositivos de la marca que serán lanzados en 2018. Esta tecnología había sido previamente confirmada por la compañía como la base de su próximo chip móvil Exynos 9810. A través de un comunicado, Samsung ha anunciado este miércoles que su Negocio de Fundición ha iniciado la «producción masiva» de procesadores SoC (System-on-Chip), construidos con la segunda generación de su tecnología de procesado FinFET de 10 nanómetros, bautizada como 10LPP. Esta tecnología garantiza, según la empresa surcoreana, un rendimiento «hasta el 10% más alto» y un consumo de energía «un 15% más bajo» comparada con la que incorporaba la primera generación de estos procesadores, la 10LPE (Low Power Early). Gracias a que la nueva tecnología de procesado está basada en su predecesora, se garantizan «ventajas competitivas» como la agilización del proceso de desarrollo y producción de los chips, ha destacado Samsung. La tecnológica ha avanzado que los procesadores diseñados con 10LPP serán utilizados en «dispositivos digitales» cuyo lanzamiento está previsto para «comienzos del próximo año». Según había confirmado previamente, sus chips móviles Exynos 9810, que desvelará en enero en el congreso CES de Las Vegas (Estados Unidos), están construidos con la segunda generación de la tecnología de procesado de 10 nanómetros. El vicepresidente de Marketing de Fundición de Samsung Electronics, Ryan Lee, ha asegurado que la compañía ofrecerá «un mejor servicio» a sus usuarios gracias a la migración de 10LPE a 10LPP, «con un rendimiento mejorado». La firma asiática prevé seguir trabajando en la evolución de su tecnología de 10 nanómetros «hasta 8LPP», para ofrecer ventajas competitivas «para una amplia gama de aplicaciones», ha añadido Lee.

De Alcobendas a un campo de refugiados

ABC - tors, 12/07/2017 - 03:16
Cientos de kilómetros entre Alcobendas y el campo de refugiados al que vaya destinado. Ese es el trayecto que hacen las prendas tejidas a mano por alumnos de Bachillerato del centro educativo Brains International Schools, mediante un taller que llevan a cabo todos los miércoles en la hora del recreo de forma voluntaria. Cada semana, dedican media hora de su tiempo a aprender, a elaborar y a comprender que con muy poco pueden hacer muy ricos a los que más lo necesitan. El proyecto comenzó con casi 20 alumnos y ya son 25 los que lo integran. Su coordinadora, Lauren Drake, quería «enseñar una de las habilidades que sé hacer, que es tejer, y hacerlo junto a una ONG para que todo fuese destinado a un buen fin». A través de KnitAID, una organización que manda las prendas a campos de refugiados de todo el mundo, lo que los alumnos hacen tiene un fin, «un bonito fin», afirma Drake. Para dar a conocer lo que hacen en este taller, el viernes 24 de noviembre hicieron una «masterclass» para los estudiantes de ESO. Todos juntos, «maestros» y aprendices elaboraron un cuadrado tejido a mano para hacer una gran manta que llegue a los refugiados. Junto a ellos, escribieron un texto donde podía leerse frases como «Espero que la situación mejore. ¡Estamos juntos en todo!» o «Espero que esta manta te proteja en las noches frías. Cuídate y espero que tengas una buena vida. La vida es bella, ¡vívela!». El proyecto nació en el mes de octubre, casi coincidiendo con el inicio del curso escolar. Desde entonces, muchos de los envíos ya han sido recibidos en campos de refugiados de Francia.

Ribera: "Me entra nostalgia al ver a Ferran Torres, ojalá le vaya mejor que a mí"

Levante - Valencia - tors, 12/07/2017 - 03:12
El exdelantero del VCF narra su debut con 16 años y su carrera en Segunda y Segunda B

 "Me entra nostalgia al ver a Ferran Torres, ojalá le vaya mejor que a mí"

Sidor

Nytillagda objekt

Byggnadsår:
Badrum: 1
Fastighetstyp: Lägenhet
Sovrum: Studio
Listningstyp: Begagnat
Parkingsplats:
Tomtarea:
Boarea: 40m2
Byggnadsår:
Badrum:
Fastighetstyp: Kommersiellt Objekt
Sovrum:
Listningstyp: Begagnat
Parkingsplats:
Tomtarea:
Boarea: 6 000m2
Byggnadsår:
Badrum:
Fastighetstyp: Tomt/Mark
Sovrum:
Listningstyp: Begagnat
Parkingsplats:
Tomtarea: 90 000m2
Boarea:
Byggnadsår: 2006
Badrum: 3
Fastighetstyp: Villa
Sovrum: 4
Listningstyp: Begagnat
Parkingsplats:
Tomtarea: 800m2
Boarea: 200m2
Prenumerera på Max Mediterranean Real Estate innehållssamlare